Início  /   BRANDY
  • Mascaró
  • You can enter slide name here

Brandy X.O. Ego

Brandy V.O. Fine Marivaux

Brandy Narciso Unusual Blend

Brandy Privé

Brandy X.O. Cuvée Millenium

El brandy Mascaró es una de nuestras insignias, un producto de autor donde un enólogo de la familia controla todo el proceso de elaboración, desde el viñedo hasta la botella.

La uva que trabajamos en nuestras fincas en el Penedès llega a la bodega donde la prensamos para obtener un vino que será el origen de nuestros brandies. El brandy es la esencia del vino, por eso en Mascaró damos una importancia capital a las materias primas en su proceso de elaboración.

En nuestra destilería, una de las pocas destilerías vínicas que hay en Cataluña, transformamos la uva en brandy Mascaró siguiendo la técnica de las dos destilaciones, que es la que se utiliza para elaborar el cognac, consiguiendo así la mejor fracción aromática para nuestros productos.

Un rasgo diferencial del brandy Mascaró es que destilamos y envejecemos las diferentes variedades de uva y de añada por separado. El envejecimiento se realiza durante un periodo mínimo de 3 años, en barricas de roble francés, en pequeñas partidas para luego elaborar nuestros brandies mediante un ensamblaje o blend.

La operación de ensamblaje del brandy Mascaró es artesanal y ha sido siempre realizada por un miembro de la familia con gran cuidado y profesionalidad, para obtener un brandy muy personal y apreciado dentro de la línea que nuestros clientes esperan.

Como los antiguos alquimistas, hemos estudiado e investigado hasta convertirnos en expertos en la destilación y elaboración de bebidas espirituosas como el brandy y hemos descubierto que lo mejor es siempre lo más natural. Por ello añadimos muy poco caramelo y azúcar en nuestros brandies (entre 3 y 5 gr/l), sólo lo necesario para redondear suavemente el paso en boca. Para conocer más sobre el proceso de elaboración del brandy Mascaró puedes seguir este enlace.

 Todos nuestros brandies tienen una graduación alcohólica de 40 % Vol., que permite la total expresión de los aromas que la destilación y el envejecimiento les han aportado.

 Para disfrutarlos en su máxima expresión aconsejamos una temperatura óptima de servicio de entre 16 y 18ºC y el uso de copas de tulip de cristal para servirlos.